Nuestras Noticias

¿La estética tiene valor? Arquitectura, urbanismo e Inversión

valor-de-arquitectura

Pensando en la manera cómo algunas culturas dan importancia a desarrollar la creatividad y estética de forma interdisciplinaria (Barcelona, Viena, Copenhague, etc.) y otras son prácticas respecto a la solución de problemas (Perú, Canadá, Chile, entre otros), empezamos a ver bases con las que podemos comparar y empezar a entender cuál es el verdadero valor de la estética en el diseño urbano y la arquitectura.

Si bien existen patrones que en diferentes épocas pueden haber sido considerados como canon estético y luego son cambiados por tendencias o modas relacionadas a teorías y “starchitects” del momento, sabemos que existen algunos ejemplos que funcionan y otros que no.

¿Qué no ha funcionado? Aquí un par de ejemplos puntuales para empezar a comprender algunos criterios básicos:

La arquitectura y urbanismo del brutalismo y modernismo deja poco espacio para la escala humana y crea (adrede) espacios que someten al peatón, donde la idea de país o institucionalidad es mucho más importante que el individuo. Esto ha generado que los espacios habitables se perciban como poco amigables, además que en los espacios públicos existe una sensación de desolación, poca protección y deshumanización logrando de esta manera que las emociones con las cuales uno relaciona estos espacios sean negativas.

 

Otro ejemplo puede ser la arquitectura del movimiento moderno, la cual está relacionada con grandes arquitectos como Le Corbusier, Frank Lloyd Wright, Oscar Niemeyer, Walter Gropius, entre muchos otros donde vemos conjuntos habitacionales del movimiento moderno siendo demolidos y considerados un fracaso en el primer mundo, recordemos la reciente y controvertida demolición de Robin Hood Gardens en Londres. Algunas de las características más importantes de este movimiento fueron la exploración del hormigón armado, la simplificación y atemporalidad de la forma, el funcionalismo y racionalismo del objeto. En resumen, es una tendencia totalmente centrada en generar elementos estéticos desde ciertas perspectivas dejando de lado la escala humana, la identidad de la comunidad y el confort. De esta manera se crearon grandes proyectos que cumplieron con sus objetivos estéticos, pero no lograron sostenibilidad en el tiempo. El caso de fracaso más importante es Brasilia, la cual se considera el “magnum opus” del modernismo y a su vez un fracaso urbano por las distancias peatonales, la falta de escala, y poca densidad que no permite el desarrollo de la comunidad local. Heredando todo lo negativo del brutalismo y sumándole la arrogancia de la arquitectura, este movimiento logró alienar el edificio del ser humano y con esto logró espacios poco funcionales, no logro que las personas se identifiquen con la ciudad y además se volvió una barrera para el desarrollo de comunidades pequeñas.

 

Conversando y aportando al artículo, la Arq. Teresa Lucía Villamón nos cuenta que podríamos preguntarnos si el cambio creciente del mundo hacia un sistema neoliberal influye en la priorización de la practicidad y en una arquitectura y ciudades moldeadas por la valorización bien-tiempo donde la Venustas o belleza que para Vitruvio en el siglo I A.C. era uno de los tres pilares fundamentales de la arquitectura quede relegada -al parecer- a un posible valor agregado si en ello no se perjudica el tiempo de obtención del producto final. Así, en China, las casas colmena podrían simbolizar el cambio físico de la vivienda de la mano con una economía que no deja de crecer desde su liberalización. Tal parece entonces que la urgencia por alcanzar el crecimiento económico pueda estar relacionada con una “maquinización necesaria” de la sociedad. En el camino, así, aseguramos el máximo aprovechamiento del suelo para solucionar la falta de vivienda básica, digna y “moderna”. Recordemos sino que la postguerra de la Segunda Guerra Mundial dio impulso al movimiento moderno y al aspirar a la arquitectura como máquina perfecta. Habría que ver a aquellas sociedades que apostaron por las soluciones Modernas a consecuencia no de moda sino de necesidad postguerra, son las mismas que tras un periodo de posterior estabilidad vuelven ahora la mirada hacia la Venustas de Vitruvio y vuelven a plantearse modos de hacer ciudad y arquitectura que no sólo nos permitan sobrevivir y salir delante de manera pragmática, sino además disfrutar de vivir en comunidad.

 

¿Qué ha funcionado?

Tal vez sea más difícil dar ejemplos de lo que sí ha funcionado por la amplitud de factores que esto sugiere, asimismo, no todas las ciudades tendrán la capacidad de sostener esta calidad de vida en el tiempo. Algunos de los factores que influencian en la calidad de vida y valor de la ciudad puede ser: por el tipo de economía, ubicación estratégica, por su capacidad de generar turismo, entre muchos otros. Para este ejercicio nos vamos a enfocarnos en aquellas que han logrado enganchar con la comunidad local y sostener su éxito en el tiempo mejorando la calidad de vida y percepción de felicidad, ya que una ciudad es donde las personas viven y no solo un destino turístico o económico.

Melbourn, Australia – En Melbourne confluyen distintos elementos que la convierten en una de las de mayor calidad en el mundo. Una infraestructura confiable, alquilar oficinas es barato y tiene una fuerte reserva de talento creativo que provocó un crecimiento mayor que en cualquier otro momento de su historia. Ha invertido mucho en los últimos años en mejorar la calidad y estética de su ciudad y adecuarla a los peatones, de esta manera generando una mejor calidad de vida.

  • Población 4.5 millones
  • Salario medio US$ 3,181 dólares americanos
  • Valor de vivienda en el centro de la ciudad US$ 5,353 dólares por m2

 

Amsterdam, Países Bajos – Más allá de su reputación como ciudad liberal, ideal para un fin de semana de diversión, Amsterdam además es “un gran lugar para vivir en forma completa”. Desde una escena gastronómica creciente hasta la explosión de negocios independientes, una infraestructura excelente para los ciclistas y grandes vistas por doquier convierten a la capital holandesa en un sitio extraordinario. Las políticas urbanas y económicas que han tomado son priorizando la escala humana y población local para garantizar la sostenibilidad de su economía así como la calidad de vida de la población. Asimismo, la estética y cultura que se vive en la ciudad hace que las personas se sientan orgullosos y disfruten vivir en la ciudad, subiendo el valor del suelo.

Información de Países Bajos:

  • Población 16.8 millones
  • Salario medio US$ 2,716 dólares americanos
  • Valor de vivienda en el centro de la ciudad US$ 4,691 dólares por m2

 

Copenhague, Dinamarca – Conocida como la ciudad más feliz del mundo, esta capital danesa prioriza el barrio y la persona antes que el automóvil, por lo que destaca en su movilidad urbana el uso de la bicicleta lo cual incrementa la calidad de vida y salud de los residentes, disminuye la contaminación ambiental y tiene efectos positivos sobre los negocios locales disminuyendo el desempleo y criminalidad. La expansión de la línea de metro, la seguridad, el bajo desempleo y los servicios sociales hacen de Copenhague una ciudad única para vivir.

  • Población 5.6 millones
  • Sueldo Promedio después de impuestos: US$ 3,183 dólares americanos
  • Valor de vivienda 3 dormitorios en el centro US$ 5,255 dólares por m2

 

En VeMás nos queda claro que la estética es muy importante, siempre y cuando no comprometa la relación de la persona con la función que debe cumplir. Tanto la escala, colores, funciones, dinamismo, entre otros aspectos del diseño juegan un rol fundamental para crear identidad, permanencia e integrar a las personas para lograr comunidades saludables, cohesivas, colaborativas y con capacidad de desarrollarse.

“lo que pienso es que su valor queda relegado en nuestro medio porque seguimos con la idea de urgencia, y resulta en sacrificio de la calidad de vida con tal de tener algo mejor o básico” Arq. Teresa Lucía Villamón

 

Sugerimos ver estas 2 charlas que ayudarán a aterrizar la idea en relación del valor del suelo y estética desde diferentes perspectivas:

Jordan Peterson: Lo peor que puede hacer una persona creativa

 

Tres formas que un buen diseño te hace feliz

 

 

Fuente de estadística:  https://preciosmundi.com/

Otras fuentes:

Mejores ciudades para vivir:

Comentarios