Nuestras Noticias

¿Cuáles son los problemas más frecuentes en las juntas de propietarios y que debo saber?

administracion-edificios

Siempre que empezamos a vivir en una comunidad nueva debemos aprender las normas para evitar generar conflictos, sin embargo, es inevitable que surjan problemas en el tiempo. En una junta de propietarios los problemas más frecuentes son los siguientes:

  1. Vecinos morosos: ¿Qué debemos hacer? Cuando un vecino o más incurren en este problema por un mes a pesar de haberles solicitado amablemente según los estatutos del acuerdo de junta vecinal, se sugiere tratar de mantener el trato amistoso. En tal sentido, es importante avisarle de forma amistosa y personal. De persistir el problema, es importante que tanto la junta vecinal como el acuerdo estén inscritos en registros públicos y en la municipalidad, de tal manera que se podrán hacer cartas notariales y cobranzas respaldadas por la ley.
  1. Ruidos, fiestas y conductas molestas: Los ruidos siempre suelen ser un problema frecuente. Para que la vida en el Edificio se desarrolle en la forma agradable será necesario establecer algunas pautas. Es común que entre estas pautas se encuentre prohibido producir ruidos en áreas comunes del edificio, especialmente en horas de la noche. Además, se debe evitar protagonizar escándalos en el edificio. Las reuniones sociales deben realizarse dentro de los límites de los departamentos, en ellas se debe mantener un volumen moderado de música y voces para no ocasionar ruidos molestos. Es muy importante tener en cuenta que tocar el claxon en el área de estacionamiento o de ingreso está prohibido.
  1. Cuidado de áreas comunes y privadas: Cada propietario es responsable de velar por la integridad física del Edificio. Para ello, no se deberá llevar a cabo ninguna alteración física (construcción o color de pintura) en las unidades inmobiliarias ni en las áreas comunes. En el caso de construcciones adicionales en las áreas comunes, éstas deberán previamente ser aprobadas por una mayoría calificada correspondiente a los dos tercios de la Junta de Propietarios y por la Municipalidad correspondiente. Las reparaciones, modificaciones o ampliaciones de las instalaciones del edificio, sólo podrán ejecutarse con la autorización de la Junta de Propietarios. Si existen eventuales daños en áreas comunes asumidos por cuenta de todos los propietarios conforme al porcentaje de participación en los gastos comunes del Edificio. Los eventuales daños causados por algún residente o las personas bajo su responsabilidad serán asumidos íntegramente por el propietario.
  1. El Administrador: Es el encargado del contrato y de la supervisión del personal del edificio. Él mismo deberá planear y coordinar todas las tareas de mantenimiento del edificio a fin de procurar el buen funcionamiento. Es función del administrador procurar conseguir las mejores condiciones técnicas y económicas para las adquisiciones de bienes, materiales y servicios en general. El administrador es el que debe rendir cuentas en relación con el personal y a los ingresos y egresos del edificio.

 

  1. Penalidades: En caso del incumplimiento reiterado de las normas que atente contra la pacífica convivencia en el edificio, la Junta Directiva procederá con una amonestación verbal en primera instancia y en caso de no encontrar una respuesta adecuada, con una amonestación escrita. De persistir en el incumplimiento de sus deberes y obligaciones de acuerdo con las normas de convivencia, se aplicará una sanción económica equivalente a una media UIT y de incurrir en la falta la sanción será de una UIT.
  1. El ascensor: No se debe mantener la puerta de los ascensores abierta o el ascensor detenido innecesariamente para evitar molestias a los demás usuarios. No está permitido fumar o comer en los ascensores, ni en general ingresar con cualquier elemento que produzca en ellos suciedad o malos olores. Se deberá respetar las normas técnicas de los ascensores en lo que respecta a capacidad y peso. Si existe algún problema técnico, esto debe informarse a la Junta de propietarios, las reparaciones sólo pueden realizarse con autorización de la misma.

 

  1. Quejas: Los propietarios y residentes deben poner todo de su parte en cuanto a la tolerancia y respeto por la vida privada de los vecinos, así como por el respeto a la moral y las buenas costumbres tal como se entienden en el contexto de nuestra sociedad. En caso de tener un reclamo, recomendación o sugerencia, se deberá dirigir por escrito a la Junta de propietarios.
  1. Servicio de portería y mantenimiento: Es responsabilidad del vigilante velar por la seguridad interna del edificio. El vigilante está prohibido de abandonar su puesto de trabajo sin motivo justificado. El vigilante está prohibido de brindar información alguna sobre los propietarios y/o inquilinos del edificio bajo ninguna circunstancia, tales como nombres, horarios de entrada y/o salida u otros. Es responsabilidad del vigilante verificar que las puertas (ingreso peatonal, cocheras e interiores) permanezcan cerradas en todo momento.

 

  1. El estacionamiento: El ingreso de vehículos ajenos al edificio que deberá ser informado a la portería por el residente autorizado. Dichos vehículos deberán estacionarse los espacios del propietario que autoriza su ingreso.
    Cada propietario deberá estacionar su vehículo en sus respectivas cocheras cuidando de no invadir las cocheras vecinas ni de obstaculizar las áreas comunes. Cualquiera que estacione su vehículo en una cochera que no es de su propiedad, deberá mostrar la autorización correspondiente del propietario de la cochera o el propietario deberá autorizarlo verbalmente a la portería del edificio o a la oficina de administración. Por otro lado, no se podrá utilizar los estacionamientos para hacer reparaciones a los vehículos, salvo las de emergencia como cambio de llantas, baterías o similares.

 

  1. Medidas de seguridad: Antes de salir del departamento asegurarse de que los grifos de agua y gas estén cerrados. Al salir del edificio asegurarse de que las puertas de este, principal o de estacionamiento, queden cerradas. Verificar constantemente que no existan fugas en los servicios de agua y gas.

 

Fuentes:

La República

Pisos

Abogados Inmobiliarios

Administración Edificios Perú

 

 

 

 

 

Comentarios